BUSCAR

viernes, 18 de abril de 2014

LA VERDAD SOBRE VIVIR EN UN HOSTEL O ALBERGUE


Cuando viajas al extranjero por motivos de estudio o trabajo, la primera consideración es respecto al lugar dónde vas a vivir. Si es la primera vez que visitas el país y no conoces a nadie lo más natural es que busques un alojamiento temporal. 

El primer criterio a tener en cuenta es el costo y en ese caso los hoteles no son la mejor opción, ya que aunque cuentas con mayor privacidad el costo se eleva considerablemente. Por ello los ‘hostels o albergues’ son la opción más frecuente, sobre todo para los jóvenes.

Hostel y Albergues

HOSTELS O ALBERGUES. UNA EXPERIENCIA INCREÍBLE DONDE SE COMPARTEN MOMENTOS Y EMOCIONES CON OTRAS PERSONAS

La primera vez que decidí hospedarme en uno de estos lugares lo que más me inquietaba era el hecho de compartir la habitación con desconocidos y la falta de privacidad. Al principio piensas: es sólo por unos días, luego buscaré algo más cómodo.

Mi percepción cuando llegué el primer día a la habitación, era que nadie se iba interesar por hablarme y solo me limitaría a saludar y salir de la habitación sin molestar a nadie, allí dentro del hostels o albergue. En el comedor el desayuno que se servía entre las 7 y las 10 am y recuerdo que esa mañana saludé tímidamente y alguien me preguntó de donde era y por qué había llegado allí.

A partir de ese día descubrí que cada desayuno terminaba en una reflexión sobre algún tema en particular, y lo más interesante era cuando los participantes de la conversación provenían de diferentes países. Todos exponían su punto de vista y algunas veces te sorprendías porque de alguna manera cambiaban la percepción que tenías acerca de otros países o aprendías algo nuevo de ellos.

Cuando se trataba de compartir, la cocina era el lugar ideal. Recuerdo que la primera vez que cociné, quería preparar algo que me recordara la comida de casa, así es que puse algo de pollo, hierbas frescas y verduras en una olla. Tenía la idea de que cada uno cocinaba su comida y se sentaba aparte a comer solo, así es que preparé sólo una pequeña porción.

Fue increíble como el aroma que salía de la cocina comenzó a atraer uno a uno a los que estaban en ese momento en el lugar. Todos se asomaban con curiosidad a preguntar que estaba cocinando y por qué olía tan bien. Con modestia respondí que era algo muy simple que mi madre me había enseñado a hacer. 

Me sentí mal porque todos querían probar y al final terminamos compartiendo todo. Entonces comprendí que cocinar para mi sola salía más caro, así es que a la hora del almuerzo nos poníamos de acuerdo para cocinar, compartíamos los gastos y la comida era exquisita y variada.

COMPARTIR MOMENTOS CON OTRAS PERSONAS GRACIAS A HOSTELS O ALBERGUES

Cada vez que alguien nuevo llegaba buscábamos establecer un vínculo preguntando la razón de por qué estaban allí. Los hostels o albergues son lugares transitorios donde se busca alojamiento por un par de días en el caso de los turistas, y es agradable cuando te cuentan en una noche al son de una buena música y algo de vino, todas sus travesías. También está el caso de los que se alojan por más días, ya sea por alguna capacitación o por algún tipo de trabajo en particular.

Con ellos estrechas más los lazos y alcanzas a conocerlos mejor. Y finalmente están aquellos, como yo, que logran conectarse de una manera especial con el lugar y deciden convertir el hostel o albergue en su residencia permanente en lugar de buscar un departamento o algo más privado, donde puedan quedarse unos cuantos meses.

En ese caso los vínculos que se crean son muy fuertes ya que se convierten en tu familia. Son los que se preocupan cuando llegas tarde o cuando estás enfermo; los que te cubren la cuota del almuerzo cuando estás corto a final del mes; los que te presentan más amigos y más contactos para que puedas conseguir algún trabajo o los que simplemente te escuchan después de un largo día.


No todos los hostels o albergues tienen la opción de quedarte por más de una semana debido al volumen de personas que reciben, pero vale la pena buscarlos en lugares no tan céntricos o en barrios un poco más residenciales. 

Al final cuando cada uno cumple su ciclo y debe regresar a su país o continuar su camino, te llevas un gran recuerdo y la presencia imborrable de aquellas personas con las que compartiste experiencias únicas. Aunque sacrificas comodidad y privacidad, al elegir vivir en un hostel o albergues, estás ganando momentos valiosos y experiencias incomparables.  

COPYRIGHT © Erika Cortés Cano./ Foto Por Cortesía: Fotolia
RED DE BLOGS "GRUPO LM"
Te invitamos a visitar:

Red de Blogs "GRUPO LM"

Suscríbete por Mail:

Blogs GRUPO LM

0 comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...

 
Design by Free WordPress Themes | Bloggerized by Lasantha - Premium Blogger Themes |